domingo, 11 de diciembre de 2011

Francisco Santos, Piedad Cordoba y Yo me llamo

Hay dos temas de los que hace rato quería escribir pero que no lo había hecho, en razón a que no tenía tiempo ni mucho que decir. Por lo anterior simplemente decidí juntarlos y hablar de ellos extemporáneamente. Mis declaraciones no son la gran cosa –ya lo sé– y otros lo habrán podido mucho mejor decir antes, pero bueno, solo escribo por dejar de pensar en algunos temas y ya. Es una terapia rara pero que practico, pero bueno. Sin más digresiones he ahí los dos temas:



1.      Pachito el Electrocutador, Piedad Córdoba y los estudiantes
El señor Francisco Santos siempre me ha parecido un personaje sanchopancesco que parece sacado de alguna novela o cuento de humor negro. El hecho que haya sido jefe de redacción de El Tiempo y ahora ocupe un puesto en la silla de director de RCN la Radio, nos dice mucho de hacia dónde va el periodismo en Colombia. No obstante lo anterior, esta media entrada no es ni del periodismo colombiano ni de Pachito como tal, sino inicialmente, de sus declaraciones en videoblog que hicieron correr ríos de tinta, columnas de opinión y diatribas bien merecidas ante semejantes barbaridades juntas.

En su video titulado “Le están midiendo el aceite el presidente” empieza este curioso personaje diciendo con un tonito de confianzudo (demasiado diría yo) que al presidente “le están midiendo el aceite”  y que este “resiste poquito”. Para argumentar su afirmación menciona este ilustre personaje que el viejo Juanma perdió el pulso con los estudiantes ya que estos le arman marchas sin razón alguna (es lo que da a entender) y de igual forma, le fue mal en “pulso de sindical” en razón a que “el aire que tiene hoy en día la USO, que lo ganó y que lo recupero gracias a digámoslo al descuido del gobierno”. No sé si se refería al aire acondicionado, pero esa brisa según Santos (el disque periodista) tiene paralizado Barranca, Wilches y más de 60 mil hectáreas de palma africana, entre otros.    

Después de lo anterior, pasa directamente al tema de los estudiantes diciendo con su (reitero) tonito de confianzudo: “pues mire yo le soy sincero” “es hora de decirle a los estudiantes ustedes protestan por fuera o van a enfrentarse durísimo con el brazo de represión legal del estado” (me disculparan la puntuación, pero así fue que le oí al “videobloggero”). La verdad siendo también sincero, tampoco le entendí esta parte a Santos ya que manda a los estudiantes a marchar por fuera pero no especifica de qué. Probablemente soy medio bruto, pero decirle a alguien “no marche en las calles, marche por fuera” es como medio confuso. En fin.

Luego de aquella anfibológica precisión, continua este tragaldabas de la doctrina uribista diciendo contundentemente “aquí hace falta innovar” y en lugar de exponer alguna solución novedosa o algo por el estilo, nos expone que “el brazo de represión legal del estado” debería intentar con armas no letales “como esas” que “le ponen voltios a los muchachos, el muchacho cae, lo catan, lo sican y se lo llevan arrestado por interferir con una vía pública”. Lo primero que se me vino a la cabeza es que este personaje hablaba de un hatajo de ganado o qué se yo, pero bueno. Tengo un poco de confusión al saber cómo “se interfiere con una vía pública”. Tenía entendido que uno puede interferir EN la vía pública pero no soy ningún maestro del lenguaje para ponerme a decir cómo se debe hablar o escribir. Igual, lo importante es que caló el mensaje.

Ahora bien, sin entrar a discutir sobre el tonito y los diminutivos que usa “el periodista” en su “videíto”(los diminutivos son pegajosos), lo que quería expresar es que una declaración de esas en un país medianamente civilizado daría para que este señor lo sacaran de su puesto de director de radio y lo mandaran a freír espárragos. Claro, en un país medianamente civilizado, porque acá, simplemente seguirán rindiéndole pleitesía, invitándolo a eventos y dejándolo decir barbaridades en un espacio radial que otra persona podría aprovechar mejor. Ahora entiendo por qué en las “prestigiosas” universidades del país recomiendan a sus ilustres profesionales (por conocimiento, no por apellidos) que se vayan fuera del país. No me imagino la rabia de trabajar para ese señor, sabiendo que su cheque mensual tiene muchísimos más ceros más que el de uno, pero que sus neuronas y razonamientos disminuyen gigantescamente en comparación en las de uno. En fin, dejaré los comentarios resentidos para otro día ya que hoy me dan hartera plantearlos.



De igual forma al lado de este señor, la izquierda bananera de este país también quiso dejar su huella en esta tema de interés nacional y para tal efecto, se hizo presente con aquella dirigente que tira la piedra y esconde la mano: Piedad Córdoba. Como mencionó Juan Gabriel Vásquez en su columna (http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-311863-los-estudiantes-y-oposicion) y reprodujeron los medios de comunicación (pueden buscar) esta señora se paró en medio de la Plaza de Bolívar y empezó a hablar de “imperialismo yanqui” y de los “males“ que causa el TLC en una marcha que abogaba por la educación. Vale la pena resaltar que esta señora en ningún momento apoyó la marcha de los estudiantes sino hasta que tuvo una fuerza gigantesca (de la misma forma que hicieron los HParlamentarios del Partido de la U) y obviamente, sus declaraciones tenían una intención mediática como pueden ver.        

2.       Yo me llamo

Sobre el programa que fue capaz de levantarle el rating a caracol en lo que llevamos del año, solamente quiero decir que me dio muchísima hartera escuchar tanto en caracol radio como televisión, que ese era un programa histórico que había cambiado la historia de la televisión en Colombia. La verdad, lo único medio novedoso es que ahora los derechos de autor se violan con menos pudor que antes. En otros tiempos copiaban “maquillado”, ahora no.

Con lo anterior simplemente quiero decir que se deben tomar con beneficio de inventario las hipérboles por parte de los “periodistas” de nuestras cadenas radiales, escritas y de televisión; ya que se les pegó el “efecto santos” que es llamar  histórico hasta el perro de la casa (la histórica ley de reforma a la justicia, etc) y bueno, es lo que hay. Finalizo esta segunda minúscula media entrada entrada contándoles una pequeña historia: alguna vez oí a un extranjero diciendo que en Colombia se hablaba el mejor español del mundo. Yo sorprendido le pregunté que por qué decía eso y me respondió que pensaba que en esta patria todos escribían y hablaban como Caro y Cuervo. No sé qué pensaría ese personaje si hubiese visto el video de Sancho Pacho Santos o de noticias caracol (tanto radio como televisión).

PD: Creo que me estoy haciendo viejo. Hoy mientras escribía esta entrada empecé a oír varios gritos provenientes de un apartamento contiguo al mío por una reunión que tenían. Por tal razón llame a la portería a pedir que le “bajaran el volumen a la gritería”. El problema de lo anterior radica en que aquella gente es mucho mayor que yo y antes era a mí a quien le echaban la policía y los celadores. Por tal razón me quede pensando si será que me estoy volviendo más amargado por estar viviendo solo en Bogotá o por los años (tengo apenas 20). El hecho de que este escribiendo sobre Pacho Santos, Piedad Cordoba y yo me llamo un sabado en la noche puede que responda mi pequeña inquietud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario