domingo, 25 de marzo de 2012

De chamanes, teatro y derroche de dineros públicos (Actualizada)





Colombia es un país que lucha por no salir del subdesarrollo y la etiqueta de país tercermundista. Desde hace un tiempo hay un debate porque organizadores de distintos eventos financiados con fondos públicos, decidieron contratar chamanes dizque para que detuvieran la lluvia. El contralor de Bogotá (que para nuestro caso, este señor es el encargado de procurar el buen uso de los bienes y recursos públicos) dijo que es inaceptable que se financie chamanes condineros públicos. La directora que cree en brujas y magos, dijo que sirven sus servicios. Por tal razón, mientras los demás utilizan los recursos en financiar estudios científicos, sacan teorías e intentan inventar aparatos que acá son vistos como cosas complicadas; aquí simplemente seguimos descifrando los secretos aún no revelados de la tecnología de los chamanes, con millones de años de estudio e influencia extraterrestre.

Por tal razón, para la inauguración del XIII Festival Iberoamericano de Teatro, contrató unos chamanes para que ayer no lloviera.


Los resultados fueron estos: 
Definitivamente fallo nuestra tecnología chamanica de punta


Felicito a la directora del Festival por las compañías que trajo y por la buena organización de los eventos. No obstante lo anterior, creo que le deben abrir su juicio de responsabilidad fiscal por derrochar recursos públicos, que podrían servir para otras cosas. Si hay tanto problema como la lluvia, ¿no sería mejor buscar una fecha donde las condiciones metereologicas sean más propicias?

Dejo esta entrada como las últimas que he hecho: sólo por informar. No tengo nada en contra de los que quieren creer en hadas y elfos. Como bien pueden ver, soy amante de la ficción, de la realidad irreal y defiendo a  Zeus y a Odín como parte de la cultura. No obstante lo anterior, si aquellas creencias, involucran dineros públicos (que provienen de impuestos que tienen que pagar con dificultad los contribuyentes) y su derroche innecesario, simplemente porque una persona cree, sin sustento siquiera sumario, que sirve, así si pongo mi voz de protesta.  

Imagen tomada de: http://www.elespectador.com/files/images/201203/0c6d50e8d05c96f3b0298f2a8430fa54.jpg

PD: Aquí les dejo una pequeña intervención de un concejal de Bogotá, de porqué no se debe contratar chamanes: http://www.elespectador.com/noticias/bogota/articulo-322064-no-mas-chamanes-ni-brujos-ni-magos-contratacion-bogota



Actualización: Al parecer, como me lo hace ver un comentarista, me equivoqué a la hora de escribir esta entrada. Al parecer los chamanes fueron contratados con dineros particulares y no con dineros públicos. De esa forma, se me fue la mano al juzgar a la directora del festival y por tanto ofrezco disculpas a ella (así no sepa, ni vaya a saber de la existencia de este blog) y a los lectores (si es que los hay) que les ofrecí información errónea. La próxima voy averiguar más a fondo antes de publicar una entrada. Agradezco su comprensión.

4 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo en que no se deben gastar recursos públicos en supercherías. De hecho, no gastaría los míos, que no son públicos aún siendo yo también un amante empedernido de la ficción y la fantasía. Pero se equivoca usted en algo: Esta vez no se usaron recursos públicos para financiar esa pendejada. Muy claro lo dice David Osorio, en su blog "De Avanzada", los dineros desperdiciados esta vez fueron privados. Y gústenos o no, los supersticiosos pueden hacer lo que quieran con su dinero.
    P.D.: Se escribe "dizque".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la correción. Aunque tengo entendido que la palabra es la contracción de "se dice que", parece ser que es con z que se escribe correctamente.

      Por otro lado, tenía entendido que el festival se había financiado con dineros públicos y que lo de los chamanes aunque contaba con patrocinadores, aún así seguían utilizándose los dineros públicos. No obstante lo anterior, como veo que hay error mío, no voy a borrar el post sino lo dejo para recordarme no ser apresurado a la hora de escribir entradas.

      Gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Muy elocuente tu respuesta. Me agrada saber que asumes las críticas sin el orgullo fanático que veo en otros "defensores de la razón". El festival si se financia con dineros públicos, pero a raíz de la polémica del mundial juvenil, la directora del festival decidió "curarse en salud", buscándole patrocinio privado a su ejercito de charlatanes. Al parecer la única vez que el Estado ha pagado por estas supercherías fue por medio del IDRD en el muy mencionado caso del mundial. Según he leído, Fanny Mickey siempre le pagó al famoso "radiestesista" con plata de su bolsillo, y en la posesión de Santos (en la cual la plata saldría de la campaña y no del Estado) no le pagaron porque la flauta no le sonó. Sin embargo esa idea se presta un poco para confusiones, ya que aunque la campaña se financie de manera privada, todos sabemos que la reposición por votos si proviene del Estado.
      Saludos.
      P.D.: Veo que al responder, no es posible utilizar la cuenta de Twitter como remitente, cosa que sí he visto en otros blogs por el estilo. Podrías arreglar eso? Gracias.

      Eliminar
  2. Por supuesto que hay lectores. Yo creo que soy el número tres. No, pura mentira, poniéndonos serios soy el cuatro

    ResponderEliminar