lunes, 23 de enero de 2012

La idolatría a Karol Wojtyła en Colombia

El día antes
El jueves volví a Bogotá. Era de noche cuando llegué a esta ciudad de frio implacable y horas más largas, y la lluvia había dejado horas antes su rastro en las carreteras donde transitaban a esa hora, tanto taxistas como personas que volvían tarde del trabajo. Tomé un taxi de aquellos que se piden por ventanilla y me dirigí a mi casa, mientras otros visitantes hacían fila en la taquilla donde había pedido el auto minutos antes. En el transcurso de aquel viaje a mi pequeño apartamento, oí en la radio con poco volumen que había en aquel automóvil, que el viernes, en la Catedral Primada de Bogotá, se mostraría al público una reliquia de Juan Pablo II, el papa más carismático del siglo pasado. La noticia que podría haber pasado desapercibida para mí, que no soy cristiano y por lo general no le prestó atención a los temas místicos (salvo que sean paranormales por mi afición a las películas y los libros de terror), me llamó la atención porque el periodista afirmó contundentemente que a la citada reliquia, se le iba a dar un trato de jefe de estado. Debo confesar que hasta el momento, no tenía idea de qué contenía la reliquia.



Llegué a mi apartamento luego de una larga travesía, descargue mi equipaje y prendí el televisor, para encontrarme con el canal caracol, que por esas horas transmitía en vivo, imágenes de la “segunda llegada” de Juan Pablo II a la ciudad. Sin entrar en chistes de mal  gustos relacionados con “la segunda llegada” y la sangre que venía; por medio del televisor pude observar que la famosa reliquia, no era sino un cofre bien grande con una arqueta en su interior, que supuestamente contenía dos gotas de sangre del pasado papa.
¿En qué momento le sacaron sangre al citado papa? No tengo ni idea. Tampoco me imagino cuales habrán sido las razones en su momento, para que los funcionarios de la iglesia guardaran dos gotas de sangre de “su santidad”, que han viajado por todo el mundo promoviendo un culto a los muertos y a la sangre, que parece sacado de una historia de vampiros.

El día de la visita

El viernes de la “segunda visita” me levanté como a las 8 de la mañana. Esto en razón a que por estos días estoy desempleado y mientras me aceptan alguna hoja de vida, me toca estar pasando papeles en un lado y otro, a la espera de que en algún lado se apiaden de esta alma llena de deudas con tan solo 20 años. Siguiendo con la crónica me dirigí al centro, para lo cual tomé un bus que me dejó al frente de la Biblioteca Luis Ángel Arango y bajé por la calle 11 (¿o 10?) para ir a visitar la famosa sangre del polaco. Dice el dicho que la curiosidad mató al gato, pero a mí me hizo algo peor: llevarme a visitar algo que me parecía estúpido, rebajándome al nivel de aquellos que llamaba “bobos”.


Antes de continuar con la que fue mí corta travesía, les recomiendo que vean el video encima de este acápite. En él, podrán ver situaciones curiosas como las siguientes:
  • -  La sangre llegó en camioneta blindada, junto con otros autos rodeándola ya que posiblemente alguien se la podría robar.
  •           La sangre del papa (de cristo en el hombre o qué sé yo) fue custodiada por la guardia presidencial y la policía nacional, en dos anillos de seguridad. Me gustaría que alguien me dijera si a otros líderes religiosos (de verdad, no metamorfoseados en gotas) les han hecho semejante operativo de seguridad.
  •           El patrioterismo de esta tierra no tiene límites. Como pueden ver en el video mientras la urna entra a la catedral, desde un auto que en su interior contenía un bafle con buen sonido (se escuchaba en toda la Plaza de Bolívar), sonaban las notas del himno nacional.
En fin. Siguiendo con mi relato, bajé por la calle cubierta de policías y militares, de abuelitas creyentes y curiosos desprogramados como este servidor, mientras en la iglesia empezaba una misa para venerar la sangre del marketinero papa Juan Pablo Segundo. Los comentarios de las personas que bajaban junto a mi eran diversos. Algunos esgrimían su asombro ante el hecho de tener la sangre del papa en Colombia, otros decían con (muchísima) fe que rezándole al papa podrían salir de “culebras”[1] y otros, bueno, iban a invocar la protección del “santo padre”. En fin. Todos teníamos alguna razón para ir, así que paso por paso llegamos a la carrera séptima frente al costado del edificio de las altas cortes, donde estaba parte del primer anillo de seguridad de la policía, requisando con sus agentes a los visitantes que llegaban al lugar. Al lado de las rejas metálicas por donde debíamos hacer fila para ser requisados, se encontraban vendedores ambulantes que ofrecían “el calendario de JP2, la novena de JP2, medallitas de JP2, el libro de JP2, la película de JP2” y quién sabe si la réplica de la sangre de JP2.

Sin comprar nada a los vendedores ambulantes me dispuse entrar a aquel nido de ratas llamado Plaza de Bolívar, que por un frente, tenía la ratonera del congreso, por el otro, la ratonera de los magistrados, en la mitad las ratas del aire o palomas y en el centro, la ratonera de los obispos  que para ese día, estaba fuertemente custodiada por policía y guardia presidencial. Pasé el primer anillo de seguridad y entré en la Plaza de Bolívar, que ese día tenía una pantalla gigante al lado del edificio de las cortes, junto a un pequeño auto (del que no me fije en la placa para ver si era público) que por medio de un bucle, transmitía el sonido de la misa que se podía ver en la pantalla gigante. Hasta ahí fue que llegó el ímpetu. No dure 5 minutos en el lugar antes de abandonarlos por la carrera octava para volver a la BLAA a recoger un material que voy a publicar en mi próxima entrada. La razón principal para irme no fue ni la tediosa misa que en ese momento tenía lugar, ni el sentido de vergüenza por encontrarme ahí. Fueron las filas que si fotografié para que se enteren cuáles son las verdaderas cifras del desempleo en Colombia:  









 -----------------------------------------------------------------------------------------------------
Recuerdo que mi padrino me contó la anécdota (antes de morirse) que cuando luego de la venida de Pablo VI a Colombia una serie de personas salieron a las calles de este bonito país (sobre todo de la capital) a vender “pedazos de la tierra “bendita” que besó Pablo VI”.
 -------------------------------------------------------------------------------------------------------
De todo lo anterior, me cuestiono por qué los ciudadanos pelean por el dinero que le desembolsó el distrito a un chamán para que por medio de sus rituales evitara que lloviera, si esa misma gente es la que va a rendirle pleitesía a un par de gotas de sangre metidas en una cajita disque porque son de un papa muerto (y que para colmo de males, no se sabe si son verdaderamente del personaje en cuestión) que les va hacer milagros, los va a sacar de deudas y les va a dar casa y carro sin ningún problema. Dicen los cristianos que la fe mueve montañas. Para mí, con lo mostrado en el viernes de la semana pasada, la fe mueve en verdad masas, de la misma forma en que lo hace un grupo musical popular o Cristiano Ronaldo, razón por la cual, no se les haga raro que próximamente viaje por todo el mundo desde, yo que sé, Madrid, las uñas de JP2 o su orina conservada por medio de instrumentos tecnológicos avanzados para que los creyentes la sigan venerando como si fuera la panacea del mundo.

[1] El término culebras se utiliza para referirse a las deudas



Algunas imágenes fueron tomadas por mí. La otra la tomé de:

http://www.elmeridianodesucre.com.co/web/_contenido/a_fotos_dia/2012-01/22/7ba.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada